Mitos acerca de la salud intestinal

Descubre cómo mejorar tu salud intestinal para así tener un organismo funcional y equilibrado, capaz de hacer frente a lo que te propongas.
cuida tu salud intestinal

La Salud Intestinal y sus Mitos

 

Cuando hablamos de salud intestinal hacemos referencia a todos aquellos factores que desempeñan un papel importante en el cuidado de tus intestinos, tanto a nivel de salud, como de un adecuado funcionamiento.

Podríamos pensar que tener un intestino saludable implica que no existan bacterias en él, suena convincente, pero en realidad es todo lo contrario, esta creencia realmente es un mito. Incluso algunos microorganismos conocidos como «patógenos» forman parte de nuestra microbiota intestinal en un equilibrio con los microorganismos beneficiosos.

Así, podemos concluir que un intestino sano no es un intestino libre de bacterias, pues existen bacterias sanas encargadas de mantener el equilibrio en nuestros procesos intestinales.

Otra hipótesis que debemos descartar, es que un intestino sano tiene prohibido el consumo de X alimentos, siendo X un número bastante elevado. Muchos médicos convencionales suelen colocar dietas estrictas, y obligar a las personas a dejar de comer muchas cosas.

En gran parte de los casos, este comportamiento no es factible, pues nuestro estómago y nuestros intestinos caerán en una cadena alimenticia repetitiva, evitando así, que nuestra flora intestinal sea mucho más diversa, y por lo tanto, equilibrada.

Por último, el tercer mito que debemos descartar es el consumo de fármacos o antibióticos cada vez que tenemos un problema intestinal. Los fármacos al ser ingeridos de manera continua generan una dependencia en nuestro organismo, y algunos pueden afectar a los microorganismos sanos que forman parte del tracto intestinal.

Solo en casos que realmente lo ameriten se debe acudir al consumo de estos medicamentos; en caso contrario, se puede optar por opciones naturales, como la fitoterapia, o medicinas alternativas y complementarias que realmente no afecten directamente el equilibrio de nuestra flora intestinal.

Como refuerzo, podemos tomar como ejemplo aquellos pacientes que consumen antibióticos de manera progresiva, y a la larga, existe posibilidad de generar úlceras estomacales, daños severos, o rechazo automático por parte de nuestro organismo.

Este problema es muy común en la actualidad, pues los médicos tienden a recetar muchas medicinas, cuando realmente no se es necesario llegar hasta tal punto o sin un tratamiento posterior del daño que los propios medicamentos provocan. El ibuprofeno es otro fármaco que se encuentra en el podium de los más usados sin receta médica. Es, sin duda, un gran problema al que no se le está prestando atención.

 

¿Cómo mejorar la salud intestinal?

 

No existe un manual perfecto de la A a la Z si quieres mejorar tu salud intestinal. En efecto, hay muchos factores que influyen en conseguir un intestino saludable, los cuales van desde los hábitos (practicar deporte, hacer ejercicio, no ser sedentario), hasta la alimentación de las personas (si es vegana, vegetariana, e.t.c), o incluso algunas enfermedades que forman parte del historial clínico del paciente.

«No podemos ofrecerle el mismo modelo a una persona que suele comer todo tipo de carnes las 24/7 con respecto a otra que es 100% vegetariana.»

Lo mismo ocurre en una persona que los síntomas han llegado a un nivel como para diagnosticarle el síndrome del intestino irritable en contraste a otra que no lo tiene.

Lo que sí podemos hacer a ciencia cierta es listar una cantidad de recomendaciones que pueden potenciar en gran medida a alcanzar tu principal objetivo: ¿cómo mejorar mi salud intestinal?

  • Consumo de vegetales en casi cada comida: los vegetales son una fuente de alimentación muy nutritiva para las bacterias o microorganismos que forman parte de nuestros intestinos.
  • Consumo de probióticos: los probióticos son una herramienta indispensable para colonizar con bacterias sanas a nuestro tracto digestivo. Estas bacterias equilibran nuestra flora intestinal, y su ingesta puede ser por medio del consumo de alimentos fermentados, como leches fermentadas, yogur, kéfir, entre otros, no solo suplementación.
  • Dieta basada en fibra: la fibra es un compuesto complejo que no puede ser digerido por nuestro estómago, permitiendo así que pueda llegar hasta el colon, donde será utilizada directamente por las bacterias que habitan allí.
  • Reducción de antibióticos: los antibióticos pueden dañar algunas bacterias, tanto buenas como malas, o inclusive, generar reacciones adversas sobre nuestro sistema digestivo dependiendo del consumo de los mismos, así como de su frecuencia de uso. Una persona que ingiere demasiado antibióticos puede llegar al extremo de causar una úlcera gástrica. Parece algo obvio, pero en muchas situaciones se recetan de manera deliberada o usan antibióticos sin prescripción médica.
  • Disminución de la comida basura y procesada: la comida precocinada puede que parezca una opción factible para aquel que no tenga tiempo de cocinar, pero debemos ser cuidadosos con su consumo. Por lo general, estos alimentos son transgénicos, con elevadas cantidades de grasas transaturadas e hidrogenadas, y a pesar de que muchas personas pueden sentir que es una opción «nutritiva», realmente no lo es. Con el tiempo pueden generar problemas a nivel de salud, esto no quiere decir que nunca debes comerla, puesto que de vez en cuando es aceptable, pero se deben optar por otras alternativas.
  • Ingesta de aceite de oliva virgen extra y de coco: el aceite de oliva virgen contiene polifenoles, que, de acuerdo a estudios científicos, permiten reforzar el sistema inmunológico, además de ser una fuente de alimentación para las bacterias de los intestinos, y poseer componentes antioxidantes. El aceite de coco es un potente antimicrobiano selectivo contra bacterias patógenas, además de otras propiedades.
  • Practicar deporte o ejercicio: la práctica de deportes de cualquier tipo, así como los ejercicios tanto aeróbicos como anaeróbicos, nos permiten no solo controlar el estrés, sino que a nivel hormonal e inmunológico tiene un impacto importantísimo.
  • Practicar ejercicio o trabajar en técnicas de psiconeuroinmunología: Estos tratamientos se basan en la relación bioquímica entre el sistema nervioso entérico (intestinal), nuestras emociones y nuestra salud. ¿Te suena lo de que el intestino es el segundo cerebro? Es erróneo; su red neuronal se forma antes que la cerebral en el desarrollo embrionario.
  • Beber agua: debemos tomar como mínimo 8 vasos de agua al día, ya que más del 80% de nuestro organismo se compone de agua, y es vital consumirla para mantener un funcionamiento adecuado y una depuración de nuestra salud. Eso sí, es estúpido pensar que nuestro cuerpo ha perdido la capacidad de «pedir» agua cuando la necesita, así que tampoco te embotijes.

 

Potencia tu salud intestinal con Epigenetics 360

 

En este post hemos desmentido 3 mitos muy comunes que forman parte de los comentarios generales en torno a la salud intestinal. También, te hemos señalado cuáles son las alternativas para mejorar tu salud intestinal, sin la necesidad de acudir a una cantidad excesiva de fármacos.

No debes sentirte atado a un médico convencional si realmente existen opciones (avaladas por la ciencia y los estudios científicos) para potenciar la salud de tus intestinos sin la necesidad de prescindir de un doctor.

Si quieres comenzar con un plan de tratamiento para mantener tu salud intestinal en su mayor nivel, puedes contactarme, y con gusto agendaré una cita para que puedas exponer tu caso, y así realizar un análisis de diagnóstico total; o simplemente, puedes reservar tu sesión online totalmente GRATIS en la fecha de tu mayor preferencia, y en el horario que más se adecúe a ti.

Adicionalmente, si quieres saber más acerca de otros temas de interés te invito a leer nuestros posts, cada semana actualizamos el contenido, y tratamos de ofrecerte información relevante en el mundo de la salud metabólica y funcional, estamos para ayudarte.

¡Hasta un próximo post!

Redes Sociales:

Últimos Posts

flatulencias
Trastornos Gastrointestinales

Flatulencias: Aprende a combatirlas

Esas molestas expulsiones de gases intestinales que solemos tener se les conoce como flatulencias. Descubre los mejores tips para combatir y poder controlar este problema.

Leer Más >>
enfermedad de Crohn
Trastornos Gastrointestinales

La enfermedad de Crohn

¿Sabías que existe una enfermedad inflamatoria intestinal que genera inflamaciones en los intestinos, y de no ser tratada a tiempo puede desencadenar en cáncer o daños irreversibles? Esta es la enfermedad de Crohn. Conoce todo al respecto y aprende a tratar este problema.

Leer Más >>
síndrome del intestino irritable
Trastornos Gastrointestinales

El síndrome de intestino irritable

El síndrome de intestino irritable es ampliamente utilizado básicamente como diagnóstico de descarte y sin «cura». No es así, descubre aquí todas las posibles soluciones al respecto.

Leer Más >>
meteorismo intestinal
Trastornos Gastrointestinales

Meteorismo y gases intestinales

El exceso de gases intestinales (o estomacales) e hinchazón, es conocido como meteorismo. No obstante, el meteorismo suele ser normal, aprende cuando no lo es.

Leer Más >>

¿Quieres hacer una consulta?