La fitoterapia y la salud intestinal

la fitoterapia

¿Qué es la fitoterapia?

La fitoterapia puede parecer un término bastante complejo, pero si lo analizamos podremos descubrir dos términos griegos separados que forman la palabra: phytos que representa una planta o vegetal, y therapeia cuyo significado es tratamiento.

Así, podemos dar por hecho que la fitoterapia es una terapia natural que se lleva a cabo por medio de la utilización de plantas o productos de uso vegetal con el objetivo de prevenir, curar o aliviar una determinada enfermedad, o los síntomas de la misma.

No obstante, a pesar de intentar siempre alejarnos de los fármacos accesibles (ibuprofeno, etc) y optar por tratarse de manera natural, este tipo de terapias son de uso complementario a las de la medicina convencional en casos donde haya una enfermedad o trastorno grave. El uso complementario en estos casos requiere de conocimiento y basarse en estratégicas a nivel celular y metabólico.

Son muchas las personas ya que alguna vez han empleado (o están empleando) plantas medicinales acompañadas de un tratamiento médico. Esto aumenta en muchos casos de manera exponencial la tasa de éxito de un tratamiento convencional, sobre todo en enfermedades como el cáncer.

El inicio de la fitoterapia

Debemos dar por hecho que el origen de la fitoterapia realmente es complejo, no se puede decir a priori la fecha exacta de su primera aparición.

Lo que sí podemos confirmar, es que de acuerdo a los datos históricos, las plantas medicinales eran utilizadas por el ser humano en diversos tratamientos, e inclusive, sus aplicaciones fueron descubiertas en base a la experiencia. ¿Qué quiere decir esto? Si el individuo se intoxicaba, ya podían generar una lista de síntomas en base a la planta que fue ingerida, y lo mismo sucedía en caso de que el uso de la planta representara una mejoría para la persona.

Además, existen estudios arqueológicos que demuestran que el hombre de Neandertal dejó hallazgos en Irak que sugieren el uso e implementación de plantas medicinales.

Actualmente existen varias culturas (germánica, etc) que utilizan este tipo de medicina complementaria como base a sus dolencias. No solo basadas en plantas, sino en el simple hecho de conocer cómo la alimentación afecta realmente a nivel molecular y ortomolecular para poder crear una estrategia alimenticia (nutrición clínica) adecuada.

¿Existen efectos secundarios?

Podríamos pensar que el uso de las plantas medicinales es primordial, y por ser natural es algo que debe implementarse siempre, en contraste con los fármacos. Suena convincente, ¿no?

La realidad es otra; todo en exceso es nocivo para la salud, y por ser natural, no quiere decir que esté exento de serlo.

Un hecho curioso es que las personas que suelen ingerir de manera frecuente una planta medicinal es muy probable que a la larga presente síntomas adversos, como por ejemplo, diarrea o estreñimiento, si se trata de una planta digestiva.

Por otro lado, como hemos comentado previamente, no debemos subestimar los fármacos, ya que estos compuestos son necesarios para atacar una enfermedad de mayor gravedad; de hecho, desde mi perspectiva, el uso de la fitoterapia puede ser un gran complemento para un tratamiento farmacéutico.

El problema actual es que se ha establecido en la comunidad médica de manera casi única el uso de farmacología, impidiendo que nos podamos beneficiar de una medicina integrativa (por la cual apostamos), lo cual debería ser la base de cualquier tratamiento. Una mala fama muchas veces fundada en el hecho de que existen personas que sí defienden solo el uso de complementos alimenticios, visión totalmente errónea en muchos casos y que puede llevar al empeoramiento de la salud de la persona.

En este punto debemos destacar que la fitoterapia sí es una buena terapia si queremos combatir una enfermedad, pero debe ser administrada con cautela, y teniendo en cuenta si podría existir alguna interacción no favorable con algún fármaco que se esté administrando o con alguna condición fisiológica del paciente.

Riesgos por información poco fiable

En Internet existe muchísima información al respecto, en especial, si buscamos alternativas naturales para combatir una enfermedad.

Muchos sitios pueden ser una gran referencia, pero muchos otros pueden no serlo, y no tener un sustento científico, he aquí donde empieza el problema.

Millones de sitios están indexados en la World Wide Web, y un gran número de esos sitios pertenecen al sector de la medicina. El gran error es sugerir el uso de una planta medicinal sin saber el historial clínico del paciente, y los posibles efectos adversos.

Por ello, si estás recibiendo un tratamiento médico basado en fármacos, y quieres hacer uso de la fitoterapia como tratamiento alternativo o complementario, mi recomendación es que contactes a un especialista que te pueda orientar al respecto, sin poner en riesgo tu salud.

Aplicaciones de la fitoterapia o medicina complementaria

Realmente existen muchos casos en los cuales son empleados los compuestos fitoterapéuticos, e incluso, se podría decir que para toda enfermedad existe una planta medicinal o estrategia nutricional clínica que podría al menos aliviar alguno de los síntomas; sin embargo, podemos reducir dicho número si especificamos en grupos los casos más comunes a tratar, y entre ellos tenemos:

  • Situaciones emocionales: como la ansiedad, la depresión, el nerviosismo, entre otros.
  • Casos inflamatorios: lesiones, golpes, moretones, esguinces, infecciones, e.t.c.
  • Enfermedades crónicas: hipertensión, diabetes, obesidad, artritis, cáncer (por lo general para aliviar síntomas), permeabilidad intestinal, meteorismo, enfermedades autoinmunitarias.
  • Afecciones de la piel: dermatitis, dishidrosis, psoriasis, y otras.
  • Afecciones respiratorias: asma, tos, gripe, infección de garganta, sinusitis, rinitis, e.t.c.

Principales plantas medicinales

Existe una diversidad de plantas medicinales utilizadas en Europa, aquí describiremos las 5 principales conocidas, pero no por ello las únicas de mayor efectividad:

Valeriana

Una planta medicinal bastante conocida y recomendada para tratar casos emocionales como el estrés, la depresión, el nerviosismo, la ansiedad, entre otros.

Además, esta planta ha sido estudiada por científicos y de acuerdo a los resultados, expuestos en la revista American Journal of Medicine se puede aplicar para tratar casos como el insomnio para así, mejorar los trastornos relacionados con el sueño, y se estima que su aplicación no generará resultados adversos.

No obstante, en fases más avanzadas de estados depresivos o de ansiedad, es difícil que se vea una eficacia notable.

Aloe Vera

Otra de las plantas bastante conocidas, tanto en Europa, como en otros continentes. Esta planta se caracteriza por sus propiedades dermatológicas para aliviar quemaduras, regenar la capa de la dermis luego de lesiones como cortadas o rasguños; algunos estudios científicos sugieren que puede ser utilizada para aliviar afecciones respiratorias; sin embargo, el uso más común es la piel.

Su eficacia de regeneración en las dosis y pureza adecuadas está realmente sustentada científica y empíricamente.

Ginseng

La raíz de esta planta es utilizada comúnmente en Oriente, y es aplicada en Occidente como revitalizante. Incluso, se venden infusiones de Ginseng para tratar casos de fatiga, y estimular los niveles energéticos de las personas.

Sin embargo, no existe un estudio científico profundo que avale sus propiedades para tratar enfermedades de casos crónicos, como enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson.

Ginkgo Biloba

Muy común en Europa, sus propiedades más conocidas se atribuyen a la circulación cerebral y general, puede actuar como un vasodilatador, prevenir estrías y venas varicosas, y otros beneficios relacionados.

Si bien, sus propiedades pueden ayudar a las personas que padecen de problemas de concentración, no existe un estudio científico exhaustivo que indique que puede ser aplicado como terapia absoluta para casos concretos como la enfermedad de Alzheimer.

Alcachofa

Dejamos para el final una planta que está estrechamente relacionada con mi especialidad, la alcachofa, y es que sus propiedades permiten que actúe como un agente terapéutico para tratar problemas intestinales, y relacionados con la función hepática y biliar, estimula el flujo natural de proceso digestivo y el tránsito intestinal.

Adicionalmente, algunas personas que suelen beber infusiones o utilizar como complemento esta planta, indican que favorece en la reducción de dolores de cabeza, menstruales, y a combatir el insomnio.

La fitoterapia y los problemas intestinales

Después de todo lo expuesto anteriormente, podemos afirmar que efectivamente el uso de las plantas medicinales, o la fitoterapia en sí, ha sido utilizado con éxito para tratar una diversa cantidad de casos, desde síntomas hasta enfermedades crónicas.

Sin embargo, desde mi rol como especialista del aparato digestivo, no puedo ofrecer un tratamiento en base a una planta medicinal sin hacer nada más. Los problemas intestinales pueden parecer trastornos pasajeros, pero va mucho más allá de eso, y es que sin saberlo, podría ser una enfermedad cuyo progreso va en aumento, y de no tomar las medidas adecuadas, podría convertirme en una de las fuentes de Internet poco fiables que recetan tratamientos sin disponer de una especialidad.

Por ello, mi sugerencia es que te des de alta con respecto a tu historial clínico, y si no sabes por dónde empezar para encontrar la solución definitiva para tus problemas intestinales, Epigenetics 360 te puede ayudar a tomar una decisión de un modo totalmente fácil, sin tanta complicación.

Puedes reservar una cita GRATIS para adquirir tu sesión de descubrimiento, y así detectar cuál es ese problema que está afectando a tus intestinos, o simplemente puedes contactarme y describir en tu mensaje cuál es ese problema que tanto te afecta, recuerda que estás en la libertad de expresarte, y cuan más específico seas, será mucho mejor para ver la complejidad de tu caso.

Otro punto importante a señalar, es que este post es informativo, antes de proceder a utilizar una planta medicinal debes investigar bien para qué tipo de tratamiento la necesitas, y explorar si dicha planta puede ocasionar problemas por la administración de otros fármacos.

Recuerda que a corto plazo puede que no aparente ser algo de riesgo o peligroso, pero una mala administración o un tratamiento inadecuado podría acarrear en problemas de una mayor complejidad. También, es importante que no te vuelvas dependiente de una planta medicinal, porque nuestro organismo está preparado para evolucionar frente a las enfermedades que se presenten, somos un sistema complejo y evolutivo, y las terapias como la fitoterapia deben ser un complemento para potenciar dicha evolución, y no más que eso.

Espero que este post haya sido útil para encontrar una respuesta ante lo que estás buscando.